20100916

Año uno


Estamos de celebración. Hoy hace exactamente un año, este blog iniciaba su vida.

Desde entonces se han publicado 52 entradas (una media de una por semana), cuatro relatos completos que suman un total de 18700 palabras, además de notícias, reflexiones y enlaces a otro buen número de relatos.

Si tuviese que hacer balance mencionaría dentro de lo positivo haber tenido la posibilidad de difundir mis relatos y, sobretodo, de compartir con vosotros muchas buenas noticias. En lo negativo quizá destacaría la sensación que tengo de que el blog no acaba de llegar a mucha gente. Creo que fue Igor quien me comentó una vez que a este blog le faltaba marketing. Un año después creo que debo darle la razón: a veces tengo la sensación de estar hablando solo.

O quizá sólo es una sensación mía. No sé. La verdad es que este aniversario me ha pillado en un momento creativo difícil. No sé muy bien cómo explicarlo. Es una sensación como de estancamiento, de estar en un callejón sin salida. La impresión de que algo debe cambiar y debe hacerlo ya. En fin, se supone que esto es una celebración.

Antes de acabar, quiero agradeceros vuestra atención a los que seguís este blog. En el fondo, vosotros sois su razón de ser. Muchas gacias a todos. Espero que podamos seguir viéndonos durante mucho tiempo bajo este acogedor cielo, del color de una pantalla de televisión sintonizada en un canal muerto.


20100908

Rasputina y el Holocausto de los Gigantes


Hola a todos. Bienvenidos de nuevo a esta pequeña isla perdida en medio del Gran Océano de Unos y Ceros.

Hoy no me voy a entregar a la autopropaganda. Ni tampoco quiero hablar de literatura ni de ciencia ficción, que suelen ser mis temas habituales. O quizá sí hable de ellos, pero dando un largo rodeo a través de la música. De un grupo en concreto, llamado Rasputina.


Según la infalible wikipedia, Rasputina es una banda de "cello-rock" nacida en Brooklyn, Nueva York, fundada por la chelista Melora Creager. Es una banda peculiar por su composición (dos o tres cellos más una batería), por su estética decimonónica y por las increíbles letras de sus canciones, que reflejan la fascinación que sienten por la Historia.

Durante este verano he escuchado sus discos una y otra vez, en especial el último, llamado Sister Kinderhook, que apareció el pasado 15 de junio. Hay una canción de este disco que ha llegado casi a obsesionarme. Se trata de Holocaust of Giants. Aquí podeis escucharla:




Lo que me fascina especialmente de esta canción es su letra, que reproduzco a continuación:

When I was nine years old
Way back in Ohio
The hired man was digging up a well
On my father's land
He found a fossil there

It was a massive bone
And since then I’ve known
That a race of giants lived in the northern hemisphere
Ten thousand years ago they lived right here

It seems incredible
But yet it's the truth
That a fossilized and petrified
Calcified primeval brute

Was turned to stone
But he was not alone
There were hundreds of them walking on the sand toward river
Even giants think they'll always live forever

Where a stream once flowed
Into the Ohio
Everything was turned to stone
Woah-oh-oh-oh-oh-oh-oh
The bible speaks of this
There were giants in our midst
But they slaughtered one another in a meaningless war
Thank your lucky stars that we don't do that anymore

That gravel-encrusted skull
That was found on a river shoal
Double rows of very sharp teeth
The massive jaw measured twenty-five feet

Well it's turned to stone
There were hundreds of them walking on the sand toward river
Even giants think they'll always live forever

Y para los que no habeis entendido nada, una deficiente traducción hecha por mí mismo:

Cuando yo tenía nueve años
De vuelta en Ohio
El peón que cavaba un pozo
En la tierra de mi padre
Encontró un fósil.

Era un hueso enorme
Y desde entonces he sabido
Que una raza de gigantes vivió en el hemisferio norte
Hace diez mil años, justo aquí.

Parece increíble
Pero es la verdad
Era una bestia primigenia calcificada
Fosilizada y petrificada

Estaba convertida en piedra
Pero no estaba sola
Había cientos de ellos caminando sobre la arena hacia el río.
Incluso los gigantes creían que vivirían para siempre.

Allí donde el arroyo una vez desembocó
En el río Ohio
Todo fue convertido en piedra
La Biblia habla de esto
Hubo gigantes entre nosotros
Pero se mataron unos a otros en una guerra sin sentido.
Agradece a tu suerte que nosotros no lo haremos nunca.

Aquel cráneo incrustado de grava
Que fue encontrado junto al río
Tenía una doble hilera de afilados dientes,
La gran mandíbula medía veinticinco pies.

Parece una letra pueril, casi naif. Pero la historia que explica es mucho más compleja de lo que parece. De entrada nos cuenta en sólo treinta versos tres historias diferentes. Primero, la de una niña que a los nueve años descubre una verdad más grande que el mundo que ella conoce. En segundo lugar, la historia de los Gigantes: una raza bíblica que "creía que viviría para siempre", pero aún así "se mataron unos a otros en una guerra sin sentido". Y concluye con sarcasmo: "a
gradece a tu suerte que nosotros no lo haremos nunca".Y la tercera, que es la mejor. La tercera historia no está mencionada en la letra, pero está presente todo el rato: evidentemente, ese hueso pertenece a un dinosaurio. Nosotros lo sabemos, y ese conocimiento cambia el sentido de toda la canción.

Así pues, tenemos una canción que habla, entre otras cosas, del orgullo desmesurado de una especie que se cree en la cima de la Creación, de la posibilidad de que nos podamos extinguir a nosotros mismos y del enfrentamiento entre ciencia e ignorancia. Y todo ello en sólo treinta versos. Es magistral.

Como veis, al final sí que he hablado un poco de literatura y de ciencia. No lo puedo evitar.

Y recordad: Incluso los Gigantes creían que vivirían para siempre.