20101226

Un (rápido) repaso al 2010


Otra vez ha llegado esa época de mirar atrás, hacer balance del año y marcarse buenos propósitos para el siguiente. En esta ocasión no voy a hacer un listado de publicaciones, menciones, premios... No quiero aburriros con eso, el autobombo puede llegar a cansar mucho. En lugar de eso voy a hacer un pequeño resumen de lo mejor de este año que ya se nos escurre entre los dedos. Lo peor (que también lo ha habido) lo voy a obviar, ¿para qué regodearse en lo malo?

Un relato: Este año he podido publicar varios relatos en la revista Redes, en nanoediciones, en Prospectiva, en NGC3660... Pero para mí ha sido realmente especial la publicación de "Tom, Armand el titiritero y las tijeras de plata". Lo ha sido porque fue publicado en la revista Calabazas en el Trastero, que recientemente ganó el Premio Ignotus a la mejor revista. Y también ha sido especial porque ese relato ha recibido un montón de buenas críticas. Al parecer ha gustado mucho y eso siempre llena de alegría.

Un premio: No quiero desmerecer la mención honorífica del II Premio Ovelles Eléctriques, pero sin duda este año mi gran éxito ha sido llegar a la final del Domingo Santos 2010. Finalmente no pude ganar, pero estar entre los finalistas ya puede considerarse todo un éxito. Además este empujón llegó en el momento justo, en una época de dudas, cuando empezaba a plantearme dar un salto a intentar cosas más ambiciosas. Lo cual nos lleva a...

Un proyecto: Sí, en estos momentos estoy enfrascado en la escritura de lo que creo será una novela corta. Y digo enfrascado, pero podría decir empantanado y tampoco me equivocaría. Estoy descubriendo por las malas que escribir una narración larga no es lo mismo que un relato. No sé cómo acabará el asunto, pero pase lo que pase, habré aprendido de ello. Seguro.

Y eso es todo. O no. Quiero avisaros de algo. Es muy probable que a partir de enero este blog se quede un poco dormido. El motivo tiene que ver con la biología, la evolución y el traspaso de mi código genético a la siguiente generación, lo cual me va a tener un poco atareado en los próximos meses. Pero no me voy a olvidar de vosotros. Espero que vosotros tampoco os olvidéis de mí. Volveré.

Que paséis unas buenas fiestas y feliz 2011.


20101207

Malas excusas y buenas noticias.


Os habréis dado cuenta de que últimamente ha bajado el ritmo de publicación de entradas. Supongo que os debo como mínimo una pequeña explicación. Esta pequeña sequía se debe a que desde hace unos meses estoy embarcado en un proyecto bastante absorvente. Todavía no tengo claro si acabará siendo un relato muy largo o una novela muy corta, pero está claro que es lo más ambicioso que he afrontado hasta ahora. Si a eso le sumamos mi pausado ritmo de escritura, mi falta crónica de tiempo y algunos problemas con la estructura de la narración que me han obligado a replantearla varias veces, podréis comprender el por qué del descenso de entradas.

Pero tranquilos, si queréis relatos míos, los tendréis. Precisamente ayer se hizo pública la selección de relatos que formarán parte de la antología Calabazas en el Trastero: Peste. Y es una alegría para mí comunicaros que un relato mío ha sido seleccionado. Aquí os dejo el comunicado de la editorial:

El equipo seleccionador de la Biblioteca Fosca, tras valorar los 158 relatos válidos recibidos para la convocatoria, ha decidido que serán incluidos en la antología Calabazas en el Trastero: Peste los siguientes trece relatos:
Caballito (por Darío Vilas Couselo)
Demeter (por Juan Ángel Laguna Edroso)
El juego de la peste (por Elena Montagud)
El vino de Narbog (por Carmen del Pino [Raelana])
José Hernampérez - Días de Peste (por Santiago Eximeno)
La manzana podrida (por Manuel Osuna Blanco)
La protección de los árboles (por Charly Gang)
PESTE S.A. (por Ignacio Cid Hermoso)
Ring-a-ring-a-roses (por Silvia González García)
Schnabel (por Jesús Cañadas)
Su voluntad, su gloria (por Ricardo Montesinos)
Tiempo subjetivo (por Manuel Mije)
Todo empezó con aquella maldita lavadora (por Silvia Barbeito)
Quisiera agradecer desde aquí a los seleccionadores que hayan considerado a "Su voluntad, su gloria" un relato digno de formar parte del proyecto calabazas en el Trastero, una publicación que, os recuerdo, ganó recientemente el Premio Ignotus 2010 a la mejor revista. También quiero felicitar a los demás seleccionados, con algunos de los cuales ya he coincidido en anteriores antologías.

Y eso es todo. Hasta la próxima entrada, que espero no se demore mucho. Cuidaos.